Qué tener en cuenta para ahorrar en el impuesto de sociedades de 2017.

La planificación fiscal del Impuesto de Sociedades debe de realizarse con previsión para que sea efectiva. Debemos adoptar aquellas decisiones que el ordenamiento jurídico nos ofrece, con el objetivo de minorar la factura fiscal de éste impuesto. Todavía estamos a tiempo para analizar la situación tributaria de nuestra empresa y tomar ciertas decisiones. Aquí apuntamos varios aspectos a tener en cuenta.

Operaciones con precio aplazado

Esta regla especial de imputación temporal es aplicable también a las prestaciones de servicios. Además, las rentas se entienden obtenidas proporcionalmente a medida que sean exigibles los cobros, salvo que la entidad decida aplicar el criterio de devengo, y no cuando se produzca el cobro, como ocurría anteriormente.

Tenga presente que si en una operación realizada en 2017, en la que ya ha sido exigible algún plazo, no se ha cobrado, hay que integrar la renta, aunque si al final del ejercicio hubieran transcurrido 6 meses desde la exigibilidad, se puede deducir el deterioro del crédito. Siempre es conveniente que ante una operación con precio aplazado, en el contrato se especifique cuándo vencen los plazos.

Intente diferir rentas al ejercicio 2018

A pesar de que el tipo impositivo no varía, puede ser interesante para usted diferir rentas al ejercicio 2018, adelantando gastos en la medida de lo conveniente y retrasando ingresos del 2017 al 2018, o viceversa, cumpliendo siempre los criterios de imputación temporal.

Amortizaciones

Conviene que proceda a revisar las amortizaciones que ha ido contabilizando para ver si son admitidas por la norma fiscal o si existe la posibilidad de aprovechar al máximo este gasto para rebajar la base imponible.

Una entidad que no fuera empresa de reducida dimensión, en 2013 y 2014 tuvo que limitar la amortización contable fiscalmente deducible al 70% de su importe, y en los periodos 2015 y siguientes, el gasto no deducible por dicha limitación tenía que revertir. Así, la amortización contable que no resulte fiscalmente deducible por la aplicación de esta limitación no tendrá la consideración de deterioro y se deducirá a partir del primer período impositivo que se inicie dentro del año 2015, de forma lineal durante un plazo de 10 años o durante la vida útil del elemento patrimonial, a opción del sujeto pasivo. Por tanto, un gasto que no fue deducible al 30% revierte, es decir, será deducible al 25%. No obstante, la nueva LIS estableció una deducción en la cuota del 5% de las cantidades que integren en la base imponible del período impositivo correspondientes a la reversión del referido ajuste.

Aunque en 2015 los intangibles de vida útil indefinida no se amortizaban contablemente, la norma tributaria permitía realizar un ajuste negativo al resultado contable del 1% del valor de adquisición del fondo de comercio y del 2% en el caso de otros intangibles de vida útil indefinida. Sin embargo, desde el 1 de enero de 2016, el inmovilizado intangible dejó de clasificarse en función de si su vida útil es definida o indefinida, y se partió de la consideración de que todos los inmovilizados intangibles son activos de vida útil definida, pasando a ser amortizable todo el inmovilizado intangible; en principio en función de su vida útil, y si ésta no pudiera estimarse de manera fiable, en un plazo de diez años. Para los ejercicios que se inician a partir del 1 de enero de 2016 la norma contable obligó a amortizarlos en 10 años, mientras que la ley del impuesto prevé un gasto deducible máximo de la veinteava parte de su importe (5% anual), lo que habrá de tenerse en cuenta para hacer el correspondiente ajuste al resultado contable.

Valoración de existencias

La posibilidad de optar por diferentes métodos de valoración de existencias es una manera de influir en el resultado. Tanto el PGC como el PGCPYMES admiten el FIFO y el Precio medio Ponderado. Al no contener la normativa fiscal disposiciones específicas en relación a este aspecto, no es necesario realizar ajustes al resultado contable para la determinación de la base imponible. Leer más

Nuevas deducciones para los autónomos. Ley 6/2017

Los autónomos desde el próximo 1 de enero de 2018 podrán deducir, con mayor seguridad jurídica, aquellos gastos de suministros y manutención que se originen en el desarrollo de su actividad económica.

Se ha publicado en el BOE de 25 de octubre de 2017 la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo.

Si nos ceñimos al ámbito fiscal, se modifica el artículo 30.2.5ª de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas con la finalidad de clarificar la deducibilidad de los gastos de suministros y de manutención en los que incurren los autónomos en el ejercicio de su actividad:

Gastos de suministros. El autónomo que trabaje desde su casa puede deducir los gastos de suministros de la vivienda (agua, gas, electricidad, telefonía e Internet) en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

Gastos de manutención. Serán deducibles los gastos de manutención del contribuyente en el desarrollo de la actividad económica, siempre que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería y se abonen utilizando cualquier medio electrónico de pago, con los límites de 26,67 € diarios si el gasto se produce en España o 48,08 € si es en el extranjero, cantidades que se duplican si como consecuencia del desplazamiento se pernocta.

Impuesto de sociedades. Creación de empleo mediante el contrato de apoyo a los emprendedores.

En la actualidad nos encontramos con muchas empresas que no hacen uso del contrato de trabajo de apoyo a los emprendedores. Es un contrato de trabajo que, estudiado en su conjunto, aporta muchas ventajas a las Pymes, tanto en el ámbito de la relación laboral como en la fiscalidad de la empresa. En el ámbito laboral una de las principales ventajas que aporta a la empresa es el periodo de prueba de un año. No obstante, hoy queremos centrarnos en  comentar aquellas deducciones fiscales que pueden aplicar las empresas en el Impuesto de Sociedades como consecuencia de la formalización de ésta clase de contratos.   El contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores debe de formalizarse por escrito. Únicamente puede ser utilizado por empresas que tengan menos de 50 trabajadores. A través de éste contrato la empresa, además de generar derecho a la aplicación de bonificaciones en la cuota empresarial a la Seguridad Social, puede aplicar los siguientes incentivos fiscales:

a)Una deducción de la cuota íntegra de 3.000 euros en el supuesto de que el primer contrato de trabajo concertado por la empresa se realice con un trabajador menor de 30 años. Solo puede ser aplicada la deducción por aquellas sociedades que contraten a su primer trabajador.

b)Adicionalmente, si el trabajador está desempleado y es beneficiario de una prestación contributiva por desempleo, la empresa puede aplicarse una deducción en la cuota íntegra del 50% de la prestación por desempleo pendiente de percibir por el trabajador en el momento de la contratación, con un límite de doce mensualidades. El trabajador contratado tiene la opción de compatibilizar cada mes, junto con el salario, el 25% de la cuantía de la prestación de desempleo que tuviera reconocida y pendiente de percibir en el momento de su contratación.

Esta segunda deducción debe de reunir los siguientes requisitos:

–  el trabajador contratado debe haber percibido la prestación durante al menos tres meses en el momento de la contratación. De ésta forma se elimina la posibilidad de fraude.

–  la acreditación por parte del trabajador, a través de un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre la cuantía del importe de la prestación pendiente de percibir en la fecha prevista de inicio de la relación laboral;

–  se aplica a los contratos realizados en el período impositivo hasta que se alcancen los 50 trabajadores, y siempre que, en los doce meses siguientes al inicio de la relación laboral, se produzca, respecto de cada trabajador, un incremento de la plantilla media total de la entidad en al menos la unidad, respecto a la existente en los doce meses anteriores.

Las deducciones se aplican en el período impositivo en el que finalice el período de prueba  de un año exigido en éste tipo de contrato. Están condicionadas al mantenimiento de la relación laboral al menos durante tres años desde la fecha de su inicio. En el supuesto de que se incumpla el mantenimiento en el empleo al trabajador, deben reintegrarse las deducciones fiscales indebidamente practicadas. No se considerará incumplida esta obligación de mantenimiento cuando el contrato de trabajo se extinga, transcurrido el período de prueba, siempre que sea por causas objetivas, o despido disciplinario, cuando sean declarados o reconocidos como procedentes; dimisión; muerte; jubilación; o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador.

Si el contrato fuese a tiempo parcial las deducciones deberán de aplicarse proporcionalmente a la jornada de trabajo.

Declaración de la renta 2016. Información básica.

El próximo día 5 de abril comienza la campaña de la renta correspondiente al ejercicio 2016. Dada la importancia que tiene el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) queremos contestar aquellas preguntas básicas como ¿Cual es el plazo de presentación?, ¿Quién está obligado a presentar la renta?. Leer más

Tributación del pago por la sociedad de las cuotas de autónomo en los administradores societarios

En el supuesto de que los administradores de una sociedad mercantil tengan una participación superior al 25% de la sociedad, deberán de estar encuadrados en el régimen de autónomos. Al igual que en aquellos casos en los que la participación indirecta, aquella que se alcanza junto a la de familiares de hasta segundo grado con los que se conviva, sea igual o superior al 50%.

Cuando el administrador no alcanza los porcentajes de participación, directa o indirecta, antes mencionada, cotizará en el régimen general con exclusiones.

Una de las dudas que suelen plantearnos los administradores societarios, al iniciar una actividad económica a través de una sociedad de responsabilidad limitada, es quien debe hacerse cargo del pago de la cuota de autónomo. Leer más

Reclama la devolución del importe ingresado indebidamente en concepto de Plusvalía Municipal

El Pleno del Tribunal Constitucional, por unanimidad, ha estimado parcialmente la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Juzgado de lo Contencioso- Administrativo núm. 3 de Donostia en relación con varios artículos de la Norma Foral 16/1989, de 5 de julio, del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana del Territorio Histórico de Gipuzkoa. El Tribunal considera que el citado impuesto es contrario al principio de capacidad económica, previsto en el art. 31.1 CE. Leer más