Extravío, sustracción o destrucción del pagaré

El pagaré cambiario es un título-valor por el cual una persona se obliga o compromete a pagar a otra o a su orden, una determinada cantidad de dinero en la fecha y lugar indicados en el título. Dicho título incorpora un derecho que en éste supuesto debe de ser pecuniario. El hecho de la incorporación del derecho de crédito a un soporte documental con el libramiento del pagaré, como ocurre en cualquier título, puede entrañar el riesgo de extravío, sustracción o destrucción del documento que implicaría la pérdida del derecho a reclamar el mismo por la vía cambiaria. Ante esta eventualidad más habitual de lo que uno piensa, los artículos 132 a 135 de la Ley de Jurisdicción Voluntaria articulan un procedimiento al que puede acudir el tenedor que se ha visto desposeído del pagaré, que lo ha perdido o que ha sufrido su destrucción, para evitar que se realice el pago al sujeto que resulte ahora poseedor del documento, para que el título sea amortizado y para que se expida posteriormente un nuevo documento en el que se reconozca su titularidad. Los requisitos son que el poseedor legítimo que haya sido desposeído del título –o cualquier persona que haya sufrido la destrucción o extravío del pagaré– presente un escrito ante el Juzgado de lo Mercantil del lugar de pago justificando su legitimación para promover el expediente de amortización. Para la actuación en dicho expediente se requerirá la intervención de abogado y procurador y será tramitado ante el secretario judicial del Juzgado de lo Mercantil. La incoación del expediente se comunicará al emisor del pagaré y se anunciará en el Boletín Oficial del Estado y en un periódico de gran circulación de la provincia, disponiéndose la citación de quienes pudieran estar interesados en el mismo. Tras la comparecencia de las partes interesadas, el secretario judicial dictará un decreto pronunciándose sobre la prohibición de negociar o transmitir el título y sobre la procedencia del pago del mismo. Si en el plazo de seis meses desde la incoación del procedimiento, no se hubiese suscitado controversia, el Secretario judicial autorizará el cobro de los rendimientos que produzca el título, comunicándoselo al emisor para que pueda proceder a su pago. El pago podrá quedar condicionado a la prestación de una fianza que pueda garantizar, en su caso, la devolución. Si el pagaré tuviera un plazo de vencimiento superior, si en el plazo de un año no hubiera mediado oposición al expediente, el secretario judicial ordenará la emisión de un nuevo título que se entregará al solicitante.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.