Contratas y Subcontratas en el ámbito laboral

Actualmente es habitual la contratación y subcontratación de la ejecución de determinadas tareas, obras o servicios. Por ello, es importante, que los empresarios intervinientes en dicha contratación y subcontratación, tengan presente las obligaciones que se derivan de dicha relación.

La descentralización productiva está reconocida en el artículo 38 de la CE y el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores. No obstante, éste último artículo adopta ciertas cautelas con la finalidad de evitar la lesión de los derechos de los trabajadores. Siempre y cuando el campo de aplicación se ciña a la propia actividad de la empresa principal. El concepto de propia actividad de la empresa principal, según la teoría del ciclo productivo, es todo lo que se incorpora al producto que fabrica o al servicio que presta. En aplicación a éste último criterio el Tribunal Supremo ha reconocido la aplicación del artículo 42 del ET en supuestos como “la prestación de los servicios de comedor y cafetería de un Colegio Mayor” y “el transporte sanitario de enfermos con respecto al servicio público de salud que deben prestar a las Comunidades Autónomas”. Ha negado su aplicación en el supuestos de  “la externalización, por parte del Servicio Público de Empleo, de los cursos de formación ocupacional”.

De la lectura del artículo 42 ET se deducen una serie de obligaciones de las empresas principal y contratista. Pueden sintetizarse en las siguientes:

1.- De comprobación: El empresario principal deberá de comprobar con carácter previo al inicio de la prestación de la actividad subcontratada:

a) Que los trabajadores de contratista, adscritos a la contrata, se encuentran afiliados y en alta en la Seguridad Social.

b) Que la empresa contratista o subcontratista está al corriente del pago de las cuotas a la Seguridad Social, recabando certificación negativa por descubiertos en la Tesorería General de la Seguridad Social.

2.- De información:

a) La empresa contratista deberá de informar de la identidad de la empresa principal a la Tesorería General de la Seguridad Social

b) Ambas empresas deberán de informar a los representantes legales de los trabajadores sobre los siguientes extremos: a’) Identificación de la empresa contratista; b’) Objeto y duración de la contrata; c’) Lugar de ejecución; d’) Número de trabajadores adscritos a la contrata; e’) Medidas de coordinación en materia preventiva.

3.- Formales: Cuando la empresa principal, contratista o subcontratista compartan de forma continuada un mismo centro de trabajo, la primera deberá de disponer de un libro registro en el que se refleje la información anterior respecto de todas las empresas citadas.

4.- De vigilancia: El empresario principal debe de vigilar que el contratista cumple la normativa en materia de prevención de riesgos laborales

5.- De coordinación en materia preventiva: Cuando las empresas compartan centro de trabajo, deberán de coordinarse en la aplicación de la normativa sobre prevención de riesgos laborales

6.- De facilitación de los derechos de representación de los trabajadores de la empresa contratista:

a) Sino tienen representantes: Los trabajadores de la empresa contratista tendrán derecho a formular a los representantes de los trabajadores de la empresa principal cuestiones relativas a la ejecución de la actividad laboral

b) Si sí tienen representantes: Éstos podrían hacer uso de un local, en los términos que se acordara con la empresa.

El empresario principal es responsable las deudas salariales, de Seguridad Social y de Seguridad y Salud.

En cuanto a las deudas salariales el empresario principal responde solidariamente de las obligaciones, por dicho concepto, contraídas por los contratistas y subcontratistas con sus trabajadores durante el periodo de vigencia de la contrata. Las obligaciones son únicamente salariales quedando excluidas las deudas de naturaleza extrasalarial.

Respecto a las deudas de la seguridad social, la empresa principal responde solidariamente de las deudas contraídas por los contratistas y subcontratistas durante el periodo de vigencia de la contrata. La responsabilidad se refiere tanto a cotizaciones como a prestaciones de la Seguridad Social. No alcanza a las mejoras.

La responsabilidad en materia de prevención de riesgos laborales es solidaria junto con las empresas contratistas y subcontratistas. Debe de vigilar la observancia durante el periodo de duración de la contrata, de las obligaciones impuestas por dicha Ley en relación con los trabajadores que aquéllos ocupen en los centros de trabajo de la empresa principal, siempre que la infracción se haya producido en el centro de trabajo de dicho empresario principal.

Entendemos que, con lo expuesto de forma somera, es suficiente para hacerse una idea de la importancia que deben de otorgar las empresas a la contratación y subcontratación de sus tareas, obras y servicios. Es importante evitar responsabilidades pecuniarias, incluso penales, derivadas del incumplimiento de la normativa vigente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *