Despido disciplinario por el uso privado de medios informáticos en la empresa

Nos encontramos en un supuesto en el que un empleado, dentro del horario laboral, hace uso de internet para fines privados. La empresa al tener conocimiento de los hechos despide disciplinariamente (Despido por uso privado del ordenador), por vulneración de la buena fe contractual y disminución continuada y voluntaria del rendimiento. Previamente la empresa había prohibido a sus empleados la utilización de los ordenadores para fines privados.

El TSJ de Cataluña entiende que el despido es procedente como consecuencia de dicha conducta. Ésta infringe la buena fe por la que debe de regirse la relación contractual.

Ello por los siguientes motivos:

1.- Al no existir regulación convencional que suavice las causas de despido disciplinario contemplado en el Estatuto de los Trabajadores debe de regir éste en los términos que se encuentra redactado.

2.- Dicha prohibición se había trasladado a los trabajadores de forma clara.

3.- La trabajadora, de forma reiterada, desobedeció tal prohibición. Dicha actitud denota la falta de buena fe.

4.- Aunque la empresa podría haber realizado un control o auditoría previa en cualquier momento, su ausencia no modula la gravedad de la actitud de la trabajadora. El hecho de no haber sancionado previamente a la trabajadora o sus compañeros no acredita tolerancia empresarial a tales incumplimientos. Sobre todo porque había sido prohibida dicha actitud por la empresa de forma expresa.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *