Despido objetivo por causas económicas. Falta de liquidez en la empresa que impide poner a disposición del trabajador, simultáneamente, la indemnización.

Comentarios a la STS de los Social de 28 de marzo de 2017.

 

Nos encontramos con una casuística habitual en periodos de crisis como el que ha pasado nuestra economía. Una empresa resaliza un despido por causas económicas a un trabajador, sin disponer de liquidez suficiente para indemnizar al trabajador en el momento del despido.

 

El artículo 53 del ET trata de la forma y efectos de la extinción por causas objetiva, incluidas las económicas, establece en su letra b):

 

“Poner a disposición del trabajador, simultáneamente a la entrega de la comunicación escrita, la indemnización de veinte días por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año y con un máximo de doce mensualidades.

 

Cuando la decisión extintiva se fundase en el artículo 52.c) del ET, con alegación de causa económica, y como consecuencia de tal situación económica no se pudiera poner a disposición del trabajador la indemnización a que se refiere el párrafo anterior, el empresario, haciéndolo constar en la comunicación escrita, podrá dejar de hacerlo, sin perjuicio del derecho del trabajador de exigir de aquel su abono cuando tenga efectividad la decisión extintiva.”

 

Éste último párrafo es totalmente lógico y necesario. Regula una situación que, de no hacerlo, impediría la posibilidad de llevar a cabo el despido objetivo basado en causas económicas por aquellas empresas que, su situación económica es precisamente la causa del despido y, al mismo tiempo, la que provoca la falta de liquidez.

 

Ahora bien, dado que la documentación que permite acreditar la falta de liquidez está en posesión de la empresa es a ésta la que corresponde acreditar dicha situación.

No obstante, no siempre podrá acreditarse a través de una prueba plena, pero que sí será posible adverar introduciendo en el proceso determinados indicios, con apreciable grado de solidez, acerca de su realidad, lo que habrá de considerarse suficiente, pues en tal caso la destrucción o neutralización de esos indicios, si razonablemente hacen presumir la realidad de la liquidez, incumbiría al trabajador según el apartado 3. del artículo 217 de la LEC.”

 

La sala con un conocimiento admirable de la realidad económica de las empresas, mantiene el mismo criterio que dejó establecido en su sentencia de 25 de enero de 2005, posibilitando el despido de trabajadores a las sociedades que aúnen una situación económica adversa y falta de liquidez . Lo contrario, implicaría que muchas sociedades no podrían reducir sus costes laborales por falta de liquidez, cuando su situación económica es lo que les obligaría o aconsejaría llevar a cabo.

 

Departamento Laboral

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *